Usted está aquí: Sentencias D. Inmobiliario I · Anticresis  
 D. INMOBILIARIO I
· A. Reivindicatoria
· Acción Negatoria
· Acción de Deslinde
· Susp. de Obra Nueva
· Usufructo
· D. de Superficie
· Opción de Compra
· Derecho de Tanteo
· Retracto
· Hipoteca Inmobiliaria
· Anticresis
· Aportación de Solar
· Acción Invertida
· Serv. de Paso
· Serv. de Agua
· Serv. de Medianería
· S. de Luces y Vistas
· Licencia de Obra
· C. de Arr. de Obra
· Precio
· Incumpl. de Obra
· Resp. Decenal
· Resp. Extracontr.
· Coop. de Vivienda
· Propiedad Horizontal
 SENTENCIAS
D. Inmobiliario I
D. Inmobiliario II
D. Urbanístico

· ANTICRESIS

Ficha técnica:

Órgano: Tribunal Supremo, Sala de lo Civil.

Fecha: 13 de noviembre de 1998

Sentencia núm: 1051/1998

Desestimación del Recurso de Casación.

Se solicitaba Reclamación de Cantidad derivada de incumplimiento de pago en cesión de crédito anticrético.

Se formula recurso de casación contra sentencia dictada en recurso de apelación, que confirmaba la dictada en Primera Instancia, declarando no haber lugar a la Reclamación de Cantidad solicitada por la actora.


 

Anticresis
No procede la Reclamación de Cantidad.

La sentencia a texto completo

En la Villa de Madrid, a trece de noviembre de mil novecientos noventa y ocho.

Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al margen indicados, el recurso de Casación contra la Sentencia dictada en grado de Apelación por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Barcelona, como consecuencia de autos de Juicio declarativo de menor cuantía, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia núm. 11 de los de dicha Capital, sobre reclamación de cantidad; cuyo recurso fue interpuesto por Banco A, S.A., representada por el Procurador de los Tribunales don A.A.B.B.; siendo parte recurrida Don F.S.M., representado por el Procurador de los Tribunales don C.M.L.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO: Ante el Juzgado de Primera Instancia núm. 11 de Barcelona, fueron vistos los autos, juicio declarativo de menor cuantía, promovidos a instancia de Banco A, S.A., contra don F.S.M. y Banco B, sobre reclamación de cantidad.

Por la parte actora se formuló demanda arreglada a las prescripciones legales, en la cual solicitaba, previa alegación de los hechos y fundamentos de derecho, que se dictara sentencia condenando a la parte demandada a pagar la suma reclamada así como el abono de los intereses y costas procesales.

Admitida a trámite la demanda la representación procesal de la demandada contestó a la demanda, oponiendo a la misma los hechos y fundamentos de derecho que tuvo por conveniente para terminar suplicando sentencia desestimatoria de la demanda, condenando a la actora al abono de las costas procesales.

Por el Juzgado se dictó sentencia con fecha 8 de febrero de 1994, cuya parte dispositiva es como sigue: FALLO: Que desestimando como desestimo la demanda interpuesta por el Procurador Sr. J.M.P.; en nombre y representación de Banco A S.A., contra F.S.M. y Banco B sobre reclamación de cantidad, debo absolver al demandado de la petición contenida en el suplico de la demanda e imponiendo las costas procesales a la actora.

SEGUNDO: Contra dicha sentencia se interpuso recurso de Apelación por la representación de la parte actora, que fue admitido, y sustanciada la alzada la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Primera, dictó sentencia con fecha 30 de junio de 1994, cuyo fallo es como sigue: Que desestimando el recurso de apelación instado por el Procurador Sr. J.M.P. en nombre y representación de Banco A S.A., debemos confirmar y confirmamos la Sentencia dictada en 8 de febrero de 1994 por el Ilmo. Sr. Magistrado-Juez núm. 11 de Barcelona con expresa imposición de las costas de alzada al apelante.

TERCERO: El Procurador de los Tribunales, don A.A.B.B., en nombre y representación de Banco A, S.A., formalizó recurso de Casación que funda en los siguientes motivos:

PRIMERO: Al amparo del art. 5.1 L.O.P.J. (infracción de los arts. 120.3 y 24.1 de la Constitución)....

SEGUNDO: Al amparo del art. 1692.3 L.E.C., por cuanto la Sentencia:

1. Aplica indebidamente el art. 359 L.E.C.;

2. Aplica indebidamente el art. 372.2 L.E.C. (que ha de relacionarse con el ya comentado art. 120.3 de la C.E.);

3. Infringe el art. 153 L.E.C., en relación con el 156 y 159 de la misma Ley, al impedirse la acumulación de las acciones ejercitadas...

TERCERO: Al amparo de lo dispuesto en el art. 1692.4 L.E.C., por cuanto la Sentencia infringe los arts.: 1091, 1255 y 1281 del C.C.

CUARTO: Admitido el recurso y evacuando el traslado conferido para impugnación, el Procurador de los Tribunales, don C.M.L.en nombre y representación de don F.S.M., impugnó el mismo.

QUINTO: No habiéndose solicitado por todas las partes personadas la celebración de Vista Pública, se señaló para VOTACIÓN Y FALLO EL DÍA 29 DE OCTUBRE DE 1998, en que ha tenido lugar.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr. D. LUIS MARTÍNEZ-CALCERRADA Y GÓMEZ

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO: Se interpone recurso por los actores frente la Sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona, -Sección Primera- de 30 de junio de 1994, confirmatoria de la del Juzgado de Primera Instancia, núm. 11 de los de dicha Capital, de 8 de febrero de 1994, desestimatorias ambas de la demanda interpuesta por la actora Banco A, S.A., (con base a la cesión del crédito anticrético -cláusula 4ª f.5 vto.- constituido en escritura de 20-10-86 -f.33-, en escritura pública de 10-6-92: prestamista de 30 millones, Banco C. -por disolución pasa el crédito al banco D. y luego cedente prestatario F.S.M. y B., S.A. -demandados- cedidos cláusula 15ª -f.53-) con base a los siguientes Motivos que se examinan por la Sala.

SEGUNDO:

- En el PRIMER MOTIVO, se denuncia por la vía silenciada de cobertura formal, y al amparo del art. 5.1 de la L.O.P.J., la infracción de los arts. 120.3 y 24.1 de la Constitución, y todo ello, porque se censura la falta de motivación de la Sentencia recurrida, ya que, según el Suplico de la demanda, se decía que comportaba el ejercicio de una acción personal, declarativa, como presupuesto neC.io del ejercicio de las subsiguientes acciones real de ejecución de la garantía específica constituida en aseguramiento de su efectividad con carácter principal y subsidiaria acción personal contra los demás bienes de los demandados..., que tanto la primera Sentencia como la segunda, no daba respuesta alguna a lo que realmente era la principal causa de pedir a través del ejercicio de una acción personal, declaración de existencia de una serie de obligaciones de pago, y a lo solicitado en orden a la subsidiaria -que no la principal- acción personal de reclamación de eventual suma no cubierta tras el ejercicio de la acción real, que como principal se solicitaba en orden a la recuperabilidad del préstamo, que la claridad de las Sentencias es necesaria para que se entienda lo que se resuelve, y que es evidente, este requisito tiene especial relación con la motivación a que se refiere el párrafo 3º del art. 120 de la Constitución, en la medida, pues, que si no se examinan todas y cada una de las peticiones concretas, se infringe el art. 120.3 por falta de motivación; el Motivo, no se acoge, ya que, sin perjuicio de que la Sala resalte, la desmesurada síntesis y parquedad del razonamiento jurídico de la Sentencia recurrida, puesto que, se limita en el F.J. 3º, a afirmar en lo que es relevante en la tarea decisoria ad hoc: Sin necesidad de llegar tan lejos en la solución del problema a debate, es lo cierto que las partes acordaron la obligación para el acreedor de ejercitar su derecho judicialmente, caso de que ello fuese neC.io, sobre determinado patrimonio, y al no hacerlo así, buscando en una reclamación personal la solución anticipada de su crédito, claro es que incumple lo que voluntariamente acordó, sustentándose en ello el rechazo a su pretensión y la confirmación de la sentencia combatida; sin embargo, es evidente que en esa motivación se ratifica lo que se ha resuelto en la primera Sentencia, que en su F.J. 3º dice: La cláusula decimoquinta del contrato de 20 de octubre de 1986, es expresiva de que las partes de común acuerdo convienen en el caso de que por impago de todo o parte del capital prestado o de sus intereses, haya de proceder judicialmente contra los deudores, el acreedor deberá dirigirse en primer lugar contra los bienes objeto de la garantía real, constituida en esta escritura y solamente si con el importe de las mismas no se hubiere cubierto en su totalidad la cantidad adeudada y reclamada podrá dirigirse el acreedor por la diferencia contra los demás bienes y derechos de los deudores. Dicha cláusula válida al amparo del principio de autonomía de la voluntad, (art. 1255 del C.c.) impone al acreedor dirigirse en primer lugar contra los bienes objeto de garantía y sólo contra los demandados por la diferencia. De los autos a pesar de que el actor intenta salvar dicha cláusula con un añadido en el suplico en el que hace referencia a dicha cláusula, no hace que se cumpla lo pactado, dado que las expresiones contenidas en la cláusula son taxativas, así 'deberá dirigirse en primer lugar' y 'solamente', expresan una voluntad de las partes que, a través del suplico efectuado con carácter mixto no se puede cumplir, por cuanto el actor ha ejercido su acción personal directamente contra los obligados...; de consiguiente no hay duda que están suficientemente explicitadas las razones por las cuales se llega, en ambas resoluciones, a desestimar la acción pretendida, tal y como se resaltará al examinar el resto de los Motivos.

- En el MOTIVO SEGUNDO, en el Apartado B) se denuncia por la vía del art. 1692.3 L.E.C., a) la aplicación indebida del art. 359 L.E.C., puesto que, como se ha hecho referencia en el anterior Motivo, la Sentencia impugnada no es precisa porque no resuelve cada uno de los problemas que contiene el proceso según su planteamiento, que no decide sobre los puntos litigiosos objeto del debate con la debida separación, sencillamente porque omite cualquier referencia a las que ya antes se han indicado; el Motivo, también fracasa, porque aparte de que no cabe entender que por lo general las sentencias desestimatorias incidan en el vicio de la incongruencia, es obvio, como se ha razonado anteriormente, y se insistirá en respuesta a los demás Motivos, la Sentencia contiene una cabal integración de su convicción enjuiciadora, tendente a la desestimación de la acción ejercitada, por no haberse respetado las cláusulas o los pactos, expresamente establecidos por las partes, fundamentalmente, como se indicará, el contenido en la cláusula Decimoquinta del Contrato de 20 de octubre de 1986; en el mismo Motivo en su Apartado b) se denuncia que se aplica indebidamente el art. 372.2 L.E.C., y se escribe lo aplica indebidamente en la medida que no da ninguna motivación para desestimar los pronunciamientos a) y b) y c) del Suplico de la demanda ni el d) de la misma, respecto a la subsidiariedad de la ejecución de los bienes cedidos en anticresis; en su Apartado c), se dice que infringe el art. 153 L.E.C., en relación con el 156 y 159 de la misma Ley, al impedirse la acumulación de las acciones ejercitadas, todo ello, porque se pretende demostrar que con la decisión emitida por la Sala sentenciadora, no se ha permitido acumular -como se ha hecho en la demanda- la acción real junto con la acción personal, en reclamación del impago del préstamo concedido a los deudores; en el Apartado C) del Motivo, se denuncia al amparo de lo dispuesto en el art. 1692.4 L.E.C., la infracción de los artículos 1091, 1255 y 1281 C.c., ya que, no se ha respetado el contenido de la Cláusula 8ª del Contrato de Préstamo, que dice así: Ello no obstante... queda siempre expedito el camino para que el Banco C., S.A. (del que mi mandante trae causa por la vía de cesión de crédito) pueda exigir, en la forma establecida en la Ley de Enjuiciamiento Civil, el pago de la deuda o la venta de los inmuebles dados en garantía; y que, naturalmente, ello debe ponerse como precedente, de la Cláusula 15, que es complementaria de la anterior, (antes transcritas en el F.J. 3º de la primera Sentencia) que naturalmente con la decisión desestimatoria, prácticamente no se ha cumplido el contenido de esta cláusula en relación con la precedente 8ª; este Motivo, así como la parte final del Motivo anterior, deben decaer por las siguientes consideraciones: porque, efectivamente, la pretensión ejercitada proviene, de la existencia de un contrato de préstamo, de 20 de octubre de 1986, -al f. 33 y ss.-, cuyo contrato de préstamo, fue objeto de cesión a favor de los hoy actores, en 10 de junio de 1992, en donde destaca las citadas transcripciones de no sólo cláusula 8ª citada, sino la cláusula 15, de donde de forma taxativa, se desprende que cuando se proceda judicialmente por impago de todo o parte del capital prestado, deberá dirigirse por los actores, en primer lugar , contra los bienes objeto de la garantía real constituida en esta escritura y solamente, si con el importe del mismo, no hubiera sido cubierta la totalidad de la cantidad adeudada, podrá el acreedor dirigirse por la diferencia contra los demás bienes y derechos de los deudores; esto es, lo específicamente pactado, que debe ponerse en relación con las pretensiones ejercitadas por la parte actora, y que se especifican en los antecedentes del recurso y se corresponden a su petitum, esto es:
1. Que B., S.A. y don F.S.M. se hallan en adeudar solidariamente al Banco A, S.A. y deben pagarle al suma de VEINTE MILLONES DE PESETAS (20.000.000 de pesetas), que corresponden al total capital objeto del préstamo.

2. Que asimismo se hallan en adeudarle con igual carácter y deben pagarle el interés remuneratorio pactado del 14% anual que asciende a OCHO MILLONES CUATROCIENTAS MIL PESETAS (8.400.000 ptas.).

3. Que también se hallan en adeudar y deben satisfacer al Banco A, S.A., con carácter solidario, el interés de demora que dichas cantidades devenguen hasta su completo pago al tipo legal al no haberse pactado otro para el caso de demora, a calcular en su momento en ejecución de sentencia, desde el día siguiente al vencimiento pactado para el cumplimiento normal de sus obligaciones.

4. Que para la percepción de las expresadas responsabilidades, si con carácter voluntario no son satisfechas por los demandados, el Banco actor ha de proceder en primer lugar contra los bienes sobre los que se constituyó derecho real de anticresis y que B., S.A. y don F.S.M. responden solidariamente del pago de las expresadas responsabilidades, con todos sus bienes y derechos en la parte no cubierta por el valor que se obtenga de la ejecución de los bienes objeto de la anticresis.

5. Se condene solidariamente a los demandados al pago de las costas del juicio;

No parece discutible que tales pretensiones, por un lado, han sido todas perfectamente examinadas, ya que el apartado A y B se sobreentiende, provienen de la existencia de ese vínculo a resultas del contrato de préstamo referenciado; el apartado C, se refiere naturalmente a los intereses de demora que serán preceptivos cuando el impago se acredite, y es en el apartado D) donde se intercala, como dice el Juzgado de Primera Instancia, -F.J. 3º penúltimo párrafo- con una inteligente captación, cuando se dice, se intenta salvar dicha cláusula con un añadido en el suplico en el que hace referencia a dicha cláusula, no hace que se cumpla lo pactado...; la propia expresividad, pues, de esa cláusula, constriñe a que no sea posible acumular las dos acciones ejercitadas personal y real, porque no esta así establecido en dicho pacto ya que, esta acción personal de reclamación del impago a los deudores solidarios no procede, si antes no se ha hecho una especie de excusión de los bienes de la garantía real anticretica adosada, y por ello, lo pertinente, hubiera sido, efectivamente, tal y como se negoció, instar la correspondiente cobertura de esa garantía real, y en el caso de que esta fuera insuficiente, ejercitar, ex post, la acción personal de reclamación frente a los deudores, evitándose así la improcedente, anticipada e intempestiva traída al litigio a citados deudores con la consiguiente carga procesal de soportar un juicio sin antes respetar lo pactado; al no haberlo hecho así, y ejercitado, en cambio acumulada o concurrentemente, ambas acciones, se está vulnerando justamente la previsión contractual y, esto es, el sentido de la convicción que han alcanzado las Sentencias recurridas, por lo que, procede su confirmación, con la desestimación del recurso y los demás efectos derivados.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español.

FALLO

QUE DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS NO HABER LUGAR AL RECURSO DE CASACIÓN interpuesto por la representación procesal de Banco A, S.A., contra la Sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Barcelona en 30 de junio de 1994; condenamos a dicha parte recurrente al pago de las costas ocasionadas en este recurso y pérdida del depósito constituido al que se dará el destino legal. Y a su tiempo, comuníquese esta resolución a la citada Audiencia con devolución a la misma de los Autos y Rollo de Sala en su día remitidos.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias neC.ias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION: Leída y publicada fue la anterior sentencia por el EXCMO. SR. D. Luis Martínez-Calcerrada y Gómez, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando Audiencia Pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como Secretario de la misma, certifico.